viernes, 22 de junio de 2007

La silla caliente

De verdad hay algo que me molesta mucho y que definitivamente no aguanto es que cuando alguien se sienta en mi silla al pararse la deje caliente, realmente son pocas personas las que para empezar se sientan en mi silla y para seguir las que la dejan caliente, pero si me molesta mucho.

Hoy llegue a mi trabajo ya algo tarde y habia un compañero sentado en mi silla y al verme se paro y me la dio y cuando me sente la senti toda caliente Grrr.

No se pero nunca me ha gustado esa sensación yo creo que por que tengo la impresion de que cuando dejan la silla caliente es por que tuvieron la indecencia de no ir al baño y se hecharon unos pumms ahi sentado.

Y eso es finalmente un pensamiento desagradable

miércoles, 20 de junio de 2007

Dragones


Estaba en el trabajo guiando unos auditores y mientras Carlos estaba haciendo mantenimiento a las computadoras de la oficina, tenia que mandar mis procesos de respaldo pero tambien ya tenia que irme y en ese momento me entregaron mi camioneta de la compañia pero como tambien traia mi nena (mi Chevy) le pedi a mi hermano que se llevara la camioneta y mi esposa estaba conmigo.
De alguna forma unos amigos nuestros iban en el carro de adelante y se equivocaron de rumbo, asi que nos regresamos para ir por ellos y al ir pasando por una avenida vemos que hay varias personas reunidas entorno a un accidente, nos seguimos de largo pero senti una impresion algo asi como una intuicion asi que nos regresamos y al ver el accidente se confirmaron mis sospechas, eran mis amigos los que se habian accidentado, el auto estaba hecho pedazos al igual que mis amigos (creo que nunca he escrito sobre el accidente en el periferico donde vi a un señor hecho pedazos y regado por todos los carriles centrales), pero no estaba el cuerpo de la mama de uno de ellos y al ir acercandonos me di cuenta de que habia sucedio, los habia atacado mi dragon.
Mi esposa y yo habias criado un dragon desde muy chiquito de hecho era una dragona pero en algun momento ya no pudimos seguir conservandola asi que la dejamos en libertad.
Nos subimos al carro y fuimos en direccion de la cueva de la dragona, llegamos en la camioneta (?) y baje yo solo la entrada de la cueva daba a un lago y fuera de la cueva me encontre con un dragoncito muy chiquito asi como cuando habiamos recogido a la dragona, y le pregunte ¿no has visto a tu mama? y me contesto que no estaba asi que le volvia preguntar si no sabia nada de la mama de mi amigo y su respuesta me dejo helado, "Mi mama la trae en su vientre y me la va a dar al rato para comerme sus labios", en ese momento el dragoncito corrio hacia la cueva asi que voltee y ahi estaba mi dragona, de proporciones gigantescas y la mirarla frente a frente me rugio a escasos centimetros de mi cara, sus fauces abiertas podrian haberme engullido de un solo bocado, yo permaneci ahi parado y sereno y le pregunte que no te acuerdas de mi....

sábado, 2 de junio de 2007

Adiós Nena

Me acuerdo que una vez escribí que mis computadoras les decía nenas pero por alguna razón X un día simplemente deje decirles así, es mas ni me di cuenta de cuando paso, pero a principios del año pasado me compre un súper chevy, mi primer automóvil comprado por mi propia mano, ya hace muchos años mi papa me llego a dar primero un Dart K y luego un volcho, pero no es lo mismo que cuando comprar tu propio auto.

Cuando fui a comprarlo iba con la firme idea de que el auto me durara 1 año, es decir necesitaba un auto para moverme y no contaba con mucho presupuesto así que pensé en un año logro juntar mas lana pero mientras necesito un auto así que fui por uno barato, y fue cuando mi mujer se encontró con LA NENA, así es, le empecé a decir nena a mi nuevo auto.

Un buen auto la verdad ya que había tenido no se cuantos dueños y mas aun que yo no había manejado en años y fue como empezar a manejar.

Pues bien, el año paso y aun seguía la nena dando batalla pero con un inconveniente, dejaba de circular 1 día así que eso nos complicaba y la verdad no quería ofrecer mi chevy, lo ofrecía con amigos pero de ahí no pasaba al final tuve que hacerlo lo subí a Internet y luego, luego me llamaron para verlo y el primero que lo vio se lo llevo.

He de confesar que cuando llegamos a la casa, abrace a mi mujer con todas mis fuerzas y me solté a llorar, yo se que fue para bien, que muy probablemente el que me lo compro cuidara mejor de mi nena de lo que yo la cuide de que pronto tendré otro carro pero definitivamente no puedo dejar de pensar que fue mi primer carro y en todas las peripecias que viví en el.