martes, 16 de octubre de 2007

Prefiero morir que vivir sin ti.

Hace un año, exactamente el día no lo recuerdo, pero lo que si recuerdo es que fue a principios de Octubre entre en pánico, o por lo menos eso es lo que dice mi doctor: “Un ataque de ansiedad no es mas que pánico a morir”.

Y es que en el momento de un ataque de ansiedad verdaderamente se siente que vas a morir, los síntomas son completamente incatalogables, en los ataque de ansiedad que he tenido me ha bajado la presión o se me ha subido en extremo, mucho, mucho frió, al grado de que empiezo a temblar sin control, adormecimiento de los brazos, de las piernas, hormigueo en los labios, dificultad para respirar, etc.

Después de 3 o 4 de estos ataques seguidos en una semana, finalmente se determino que sufro de trastorno de ansiedad generalizada (TAG), derivado de un mal manejo de las emociones y el estrés, sin causa justificada. En otras palabras el cerebro te hace una mala jugada.

Y efectivamente había muchas situaciones a mi alrededor que me tenían bajo mucha tensión, entre ellas, estaba a 3 meses de mi boda.
Cuando mi Esposa se entero de que causaba estos TAG inmediatamente me dijo que si quería suspender la boda… y lo primero que pensé fue que prefiero morir que vivir sin ella.

Definitivamente suspender la boda no era una opción, por lo menos no para mi y desde luego tampoco era su deseo y luego llegue a pensar, me estoy muriendo (les recuerdo que yo pensaba eso en aquel momento) y quien sabe cuanto tiempo me quede de vida pero vivir sin ella ese tiempo, definitivamente seria la muerte.


Nunca le dije exactamente esa frase, pero lo que le dije es que no íbamos a suspender la boda solo necesitaba llevármela relax y prácticamente ella se hizo cargo de toda la boda nada mas llegue yo al registro civil y luego a la iglesia y listo.

Hoy ya es un año, un año tomando medicamento, un año y cacho de terapias psicológicas, un año aprendiendo a vivir con este padecimiento, pero un año también muy dichoso, que he disfrutado al máximo, ahora si que literalmente aprendí a vivir como si hoy fuera el ultimo día de mi vida, los doctores dicen que el tratamiento es por lo menos de dos años. Al principio renegaba ahora simplemente me tiene sin importancia el tiempo que dure el tratamiento.

Tengo una vida maravillosa y la disfruto al máximo.

Amor gracias por no detenerte, por seguir adelante a pesar del miedo, gracias por tu comprensión y cariño, por tus consideraciones, por todo lo que hiciste y has seguido haciendo para que nuestra vida juntos sea plena, FELICES 10 MESES DE CASADOS AMOR.

0 Comentarios: