miércoles, 5 de diciembre de 2007

Vicio y adiccion


Hoy que llegue a la FESC por mi mujer al abrir el carro respire el aire, y percibí de inmediato ese aroma que tanto me agrada de tierra mojada, aroma al frió de la noche humedecido por la llovizna.

Y no lo pude evitar, simplemente mi boca empezó a salivar a degustar casi de inmediato el sabor de un cigarro combinado a ese aroma tan característico.


Y luego el ambiente, la explanada de la biblioteca de mi Facultad, donde solía sentarme con mis amigos a platicar, tocar guitarra y fumar...


Ese maldito vicio, desde la primera ves que empecé a fumar me fume media cajetilla de Boots, recuerdo bien hasta la marca, luego en el CCH solía comprar mis brodway y a escondidas mis malboro 100 y siempre que me pedía les convidaba de los primeros y cuando me preguntaban por los segundos les decía que me lo habían rolado.


También eso me recuerda esta combinación de aromas, a mi querido CCH y Verónica mi compañera de fumarola, nos sentábamos a platicar debajo de las escaleras de los edificios mientras llovia y el aroma a tierra mojada se mezclaba con el humo de nuestros cigarrillos.


Deje de fumar en Abril, tuve una recaída en Octubre la cual no considero ya que la primera semana de octubre fume 10 cigarros en una semana, nada que ver con mi ritmo habitual.

Mi doctora dice que los síndromes de abstinencia nunca se quitan, sino que simplemente van espaciándose, el primer síntoma te da al mes, luego a los dos meses luego a los 6 y luego al año y luego a cada dos años, etc. etc. etc., que realmente nunca te libras de la adicción.

También oí en un programa de reactor que no hay que jugar con fuego, no hay que tentar al destino y nunca tome en cuenta eso, hasta que un día iba con Liz en su carro y ella manejando intentaba prender un cigarro y me ofrecí (estupidamente) a encender su cigarrillo, sentir el filtro en mi boca, tomar mi clásica posición para encender un cigarrillo cabeza ladeada cigarro a la mitad de la boca, bautizada de por medio, encendedor en mano derecha ojos entrecerrados, nada se me había olvidado.


Hay que estar alerta, siempre... me he prometido a mi mismo no volver a ese vicio, también se lo prometí a Dios, hoy puedo decir que mi cuerpo esta limpio de Nicotina, según leí el cuerpo tarda un año en eliminar la nicotina, desde que empiezas a dejar de fumar sin contar lo de octubre llevo 1 año 8 meses y la verdad, muchos olores han vuelto a mi, así como sabores, me canso menos, respiro profundo sin que me cueste tanto trabajo como antes.

13 años fumé y a un ritmo bastante considerable, ya los últimos días que fue me acuerdo bien compre 4 cajetillas y me las acabe en dos noches.
Solo me queda pensar, si así me siento con relación a la nicotina, como se sentirán los demás con otro tipo de sustancia...

0 Comentarios: