sábado, 27 de septiembre de 2008

Seguimos en el camino.

El otro día platica con mi hermano y de cómo cada uno ha ido aprendiendo a sobre llevar el problema de la ansiedad, bueno no el problema de la ansiedad sino mas propiamente las preocupaciones internas que desatan en nosotros los demonios que llevamos dentro, y de cómo el habla con su ser supremo, Dios en palabras mas comunes.

También hoy estuve leyendo el blog de mi tocayo y como hablaba con cuentos que nos llegan por mail (por que de hecho los dos que puso en su blog me habían llegado por mail) sobre como es que nos hacemos a un lado y no vamos con Dios.

Finalmente mi reflexión que traigo hoy es que yo se que existe Dios, pero no paso de ser una persona común que solo le reza a Dios en los problemas, antes solía tenerlo en mi mente y mi corazón en todo momento, sin embargo por ciertas situaciones me fui alejando.

Ahora ando en un proceso de acercarme a muchas que he dejado en el camino y también como que Dios, la vida o el destino te van llevando a ello y empiezo a retomar algunas cosas que hacia y deje de hacer desde que se liberaron en mi estas cosas, creo que aun me falta una, regresar a ese dialogo constante con Dios.