martes, 12 de octubre de 2010

La historia del Ficus.

Cuando tenía 8 años me enferme de Rubeola, por lo que tuve que quedarme en cuarentena en la casa, para ese entonces estábamos por cambiarnos de casa así que mi papa realizo una venta de garage para deshacerse de varias cosas entre ellas un ficus que mi papa apreciaba mucho.

Como estaba yo en la casa me puso a cargo de cuidar las cosas y llego un señor preguntando cuando costaba el ficus y le dije que 10 pesos, el señor se fue corriendo a su casa por el dinero y cuando regreso ya estaba mi papa y le pidió el ficus le dijo que costaba 100 pesos y el señor dijo que yo ya le había dicho que 10 pesos y mi papa me volteo a ver y le dijo al señor que se lo llevara.

Pues bien, resulta que el señor vivía en la misma calle que los primos de mi papa y cuando iba a verlos siempre veía su ficus, hasta cierto tiempo después me comento mi papa que el ficus lo habían plantado en la banqueta y había crecido grandote y bonito que fue la mejor venta que pude haber hecho.

Ahora que camino todos los días por un caminito con varios de estos árboles no puede evitar acordarme de la anécdota y tomarme una foto con un ficus.

Mi Proyecto 365Days

2 Comentarios:

patty sanchez dijo...

Que bonito anecdota!

[ « Blue ¦ T®ain » ] dijo...

Llega cierta edad en la que uno se convierte en un "anectodario", y luego con el papa que nos toco, pues como que mas ¿No?

(casi puedo ver cuando mi papa te volteo a ver jajajaja)